La Tablada - 23 de enero 1989

La implacable decisión por un país justo

A lo largo de estos 23 años, el universo mediático, académico, político, etc. analizó “La Tablada” como un hecho aislado, con reminiscencias setentistas realizado por aventureros, vanguardistas, militaristas y demás clasificaciones que, en sí, encerraban cualquier posibilidad de análisis, de honesta discusión política celebrando, de esa manera, un pacto con el poder.

A lo largo de estos 23 años, el universo mediático, académico, político, etc. analizó “La Tablada” como un hecho aislado, con reminiscencias setentistas realizado por aventureros, vanguardistas, militaristas y demás clasificaciones que, en sí, encerraban cualquier posibilidad de análisis, de honesta discusión política celebrando, de esa manera, un pacto con el poder.

Desde lo hegemónico, la preocupación nodal radicó en la búsqueda implacable de una “autocrítica”, ciertamente desde una lógica liberal. Asumir la culpabilidad, ese ansiado sentimiento que aun todavía nos reclaman y que todavía nos asombra, con el objetivo de escuchar una frase, solo una, que se sintetiza en “soy culpable”.

Pues bien, somos culpables de haber pensado y sentido que podríamos haber sido capaces de parar la embestida del poder militar y sus asociados y cambiar las reglas del juego.

Los compañeros y compañeras del Movimiento Todos por la Patria levantaron sí sus fusiles contra la muerte. Fueron culpables, porque asumieron su compromiso, las botas no volverían otra vez impunemente a secuestrar el sueño de nuestro pueblo.

Desde nuestro lugar, analizamos “La Tablada” como parte de un proceso histórico, una acción encabezada por una organización política donde un grupo de militantes comprometidos con la lucha de nuestro pueblo en busca de la liberación política, económica y cultural, dio un grito ético contra el avance de los portadores del autoritarismo.

Al cumplirse un nuevo aniversario del copamiento del cuartel de “La Tablada” la reivindicamos como parte de nuestra lucha, de nuestra historia: nuestros compañeros y compañeras caídos nos acompañan día a día, no solo en nuestro recuerdo, sino fundamentalmente en nuestra lucha presente, permanente, donde ellos también son autores y actores, en la implacable decisión por un país solidario, justo y soberano.

Hasta la victoria siempre.

Última modificación: 7 de marzo de 2012 a las 21:53
Hay 0 comentarios
For security reasons you need to type the text displayed in the following image <img src_="/captcha/image/981a23fc1e163210b90b1eebb525b4ac5160cab8/" alt="captcha" class="captcha" /> <input type="hidden" name="captcha_0" value="981a23fc1e163210b90b1eebb525b4ac5160cab8" /> <input type="text" name="captcha_1" />