La necesidad de fortalecer una identidad latinoamericana, cultural, social y, fundamentalmente política, nos impulsó a gestar este espacio amplio y participativo que pretende contribuir al proceso de construcción de una alternativa regional, capaz de enfrentar los embates del neoliberalismo en nuestras sociedades.

Con este criterio, salimos a calle por primera vez el 24 de marzo de 2006, cuando marchamos en repudio al siniestro golpe de estado de 1976, pero también para oponernos al proyecto de servidumbre y exclusión que intentan imponer desde el norte, y que plantea un momento de inflexión en los destinos de nuestros pueblos: o caminamos hacia la destrucción para someternos a un proyecto claramente imperialista, o avanzamos en la construcción de una alternativa latinoamericana para los pueblos.

Para impulsar este proceso realizamos el 29 de abril de 2006, en la ciudad de Rosario, la 1ra. Jornada Por la Unidad Latinoamericana Hacia el Socialismo del Siglo XXI, encuentro en el que participaron más de 800 compañeros de todo el país y donde se realizaron diversos talleres como el de economía solidaria y cooperativismo, salud, educación, recursos naturales, producción social del hábitat y políticas municipales entre otros. Y realizamos distintas actividades para seguir avanzando en la discusión y en la socialización de las experiencias y conocimientos.

En este sentido, y ante la necesidad de gestar una herramienta electoral capaz de ser una expresión local del proceso de transformación que vive nuestro continente, desde 2007 apoyamos la experiencia de construcción que se manifestó con gran impulso en la ciudad de Buenos Aires bajo el nombre de Buenos Aires para Todos, y la consolidación de la Corriente Nacional por la Unidad Popular, que hoy nuclea a 16 partidos de 14 provincias.

Durante el 2008 nos incorporamos a la iniciativa que impulsamos desde Central de
Trabajadores de la Argentina hacia una Constituyente Social en la Argentina, convencidos de que no solo es necesario disputar los espacios institucionales de poder sino que también, debemos debatir y avanzar sobre las prácticas políticas de nuestras organizaciones, sobre procesos de participación y de decisión colectiva en la búsqueda de generar una verdadera cultura de la participación para la transformación.

Hoy seguimos en este camino. Destacamos nuestra condición de latinoamericanos, de trabajadores, de militantes políticos y como tales, actores fundamentales en la construcción de un proceso de transformación revolucionario en nuestro continente.

Pero, resistir aislados a la avanzada neoliberal es imposible, por eso los invitamos a unirse a esta iniciativa. El proyecto que impulsaron San Martín, Bolívar y Monteagudo quedó trunco en nuestra historia, pero jamás fue abandonado. Hoy la idea de la Patria Grande resurge, nunca antes tan oportuna, nunca antes tan necesaria. Este es nuestro desafío. Este es nuestro compromiso.

Para contactarse con nosotros comunicate a unidadlatinoamericana@gmail.com